PABLA PÉREZ, SOCIÓLOGA Y AUTORA DEL LIBRO GINECOLOGÍA NATURAL: "LA COPA MENSTRUAL ES UNA HERRAMIENTA FUNDAMENTAL PARA UN ACERCAMIENTO EN EL EJERCICIO DEL AUTOCONOCIMIENTO"

25-01-2018

La menstruación sigue siendo un tema tabú. Los medios de comunicación, las empresas y los especialistas han sido los principales gestores de la idea de que ésta sea algo defectuoso en el ciclo menstrual femenino, de tal manera que se ha propuesto omitirla con medicamentos. Pabla Pérez, socióloga y autora del libro Ginecología Natural, nos habla del despertar de la mujer actual (que busca liberarse y conocer su cuerpo), sobre la copa menstrual como una herramienta fundamental para el autoconocimiento y cómo poco a poco ha ido cambiando este paradigma en nuestra cultura. 

1. ¿Por qué la menstruación suele ser un tema tabú en algunos espacios?

La menstruación suele ser un tabú en todas las culturas de esta era “civilizada”. Para mi esto reside en el patriarcado y en la moral religiosa, donde lo “femenino” del mundo ha sido mutilado, así como la naturaleza, lo indómito y salvaje de la vida.

El paradigma positivista en la medicina se instala vulnerando/manipulando aquello que parece incontrolable y misterioso, que hemos sido siempre -para el ojo masculino- las mujeres. Seres lunares, de humedad, con útero, con sangre entre las piernas, indescifrables y exóticas en una cultura misógina.  La menstruación sigue siendo un tabú y sus razones se siguen sosteniendo en mayor o menor grado en las distintas culturas.
 

2. ¿De qué manera eso ha ido cambiando con el tiempo?

Ha habido un despertar en las propias mujeres desde finales del siglo pasado, ocurriendo una transformación en la conciencia que nos ha llevado a cuestionarnos los mandatos que cargamos durante siglos. El mérito de estas positivas evoluciones ha sido de nuestras antepasadas feministas. Gracias a mujeres luchadoras hemos ido recuperando la historia robada para colocarnos no delante sino de lado en este mundo de desigualdad.

Por ejemplo, en mis investigaciones me basé en un comienzo en el movimiento feminista norteamericano de Los Ángeles de finales de los años 60, en donde las mujeres se reunían a discutir sobre su salud sexual y/o reproductiva a partir de sus propias experiencias, con la necesidad de generar nuevas evidencias y verdades sobre sus cuerpos y ya no en base al patrón masculino.

Así mismo, el trabajo único y sagrado de las parteras tradicionales de toda América –mujeres que poseen una riqueza enorme en conocimientos sobre la salud sexual femenina en todas sus fases– ha sido fundamental en mi trabajo. Desde ellas he tomado grandes aportes para promover el auto cuidado y diversas herramientas de sanación para la salud de las mujeres.

El aporte, activismo y trabajo de muchas mujeres rebeldes a ayudado a generar crítica y conciencia, haciendo un eco en otras que ya venían sintiéndose incómodas con sus cuerpos y no entendiendo por qué tenemos que recibir tantas vulneraciones. Fue así que se empezó a hablar más seguido sobre la violencia obstétrica, higiene menstrual, auto cuidado y círculos de mujeres, entre otros temas.

He visto que ha sido por el aporte y activismo de otras mujeres, en ellas agradezco que todo esté mejorando. Hay muchas mujeres abriendo caminos, enseñando generosamente a otras para que estemos en un lugar mejor.
 

3. ¿Por qué a algunas mujeres les da asco la idea de usar la copa menstrual?

Porque así nos ha enseñado la cultura a tratar la menstruación. Pensar en explorar la vulva y vagina con tus manos... “ósea ni pensarlo”. Imagínate tener que tocar la sangre, un hecho impensado para muchas mujeres, y yo no las juzgo, así hemos sido criadas. Así nos sigue informando la cultura, los medios de comunicación, las empresas de tampones y toallas higiénicas, incluso los propios agentes médicos, éstos, durante los últimos 50 años nos vienen diciendo que es mejor tomar la píldora anticonceptiva para controlar eso tan “defectuoso” de la menstruación y que la puedes omitir incluso tomando las píldoras sin descanso. Si esto nos dice la máxima autoridad en salud, pues es lógico que lo aceptemos como verdad.

Sumemos a esto que poco y nada sabemos de nuestros cuerpos. Hablar de sexualidad suena a sinónimo de sexo y así queda como un tema vetado, congelado en la cultura, desbordado de ignorancia y juicio moral. Por eso, entiendo (aunque no comparto) que a ciertas mujeres les de asco usar una copa menstrual, porque no saben siquiera qué significa sangrar cada mes, lo vital que es para nuestra salud, lo necesario que se hace estudiarla para mejorar nuestras vidas, autoestima, amor propio, etc.
 

4. ¿Cómo nos ayuda el uso de la copa menstrual a concebir nuestro cuerpo y la manera de ver la menstruación?

Creo que la copa menstrual es una herramienta fundamental para un acercamiento vital en el ejercicio del autoconocimiento, pues accedes a revisar tu sangre de modo limpio y libre, sin que se transforme en basura contaminante como cuando se deposita en tampones o toallas higiénicas desechables. A partir de la observación y contacto nacen las incertidumbres, el deseo de saber más, de entender TODO el ciclo menstrual, sus fases, lo esencial del acto de ovular, las energías cíclicas conectadas a las lunas, entre otras. En mi experiencia he visto a muchas mujeres después de usar la copa menstrual deseosas de indagar profundamente en ellas mismas, en ya no sentirse “enfermas”, en querer hacerse cargo de su salud empezando por estudiarse y entenderse.
 

5. Varias mujeres, antes de usar la copa menstrual, tenían una percepción negativa respecto a la menstruación, por ejemplo que era sucia y hedionda. Sin embargo, después de usar la copa cambia su manera de vivir la menstruación. A algunas se le acortan los días de duración, la cantidad del flujo disminuye, entre otras cosas beneficiosas. Al no haber síntomas molestos o incómodos alrededor de la menstruación usando la copita, ¿tiende a desaparecer la percepción negativa sobre este tema?

Cambia la percepción claro que sí, sobre todo porque hay un acercamiento que antes no existía. En la mayoría de las experiencias que yo conozco, la percepción en torno a la menstruación cambia para bien y es siempre una transformación positiva para la vida de las mujeres. Brotan las inquietudes de saber más sobre sus ciclos, incluso comienzan a llamar a sus “reglas” y “días” de un modo amoroso, cercano, como descubriendo que la sangre que emana de su cuerpo es en efecto una parte vital de ellas mismas, y que odiarla, negarla y anestesiarla con medicamentos es no escuchar las señales del propio cuerpo que implora ser atendido.


Tags: Menstruación , Tabú , Sexualidad , Autoconocimiento , Sangre , Ciclo Menstrual , Copa Menstrual ,

comentar

Nombre (Requerido)
Email (no será publicado, requerido)