Fase Pre-Menstrual: Las sombras de la mujer comienzan a hablar

27-06-2018

La fase pre- menstrual es en si misma la fase más “polémica” del ciclo femenino. Durante mucho tiempo el lenguaje común ha denotado esta etapa bajo el título honorífico de síndrome pre- menstrual, con el fin de denotar el conjunto de signos físicos y psicológicos que se manifiestan en la mujer los días previos a la llegada de su Luna.

            Sin embargo, como parte del camino que todas las mujeres debemos recorrer para disfrutar de una real sanación de nuestra femineidad, es urgente que dejemos de utilizar estos términos para referirnos al conjunto de vivencias que experimentamos espontáneamente durante esos días. Un síndrome, alude a un conjunto de síntomas que son característicos de una enfermedad o cuadro patológico específicopor lo tanto, sostener desde nuestro léxico e imaginario colectivo que la vivencia de la fase pre- menstrual pertenece a un síndrome, sitúa la vivencia íntima y genuina de una mujer en la categoría de anormal y problemático, instándola a luchar contra ello para corregirlo o cambiarlo.

            Desde mi humilde punto de vista, nada de lo que se exprese en la mujer en torno a su naturaleza femenina es patológico o enfermo; un síntoma en cualquiera de sus expresiones no representa necesariamente un error en su naturaleza intrínseca. Cualquier signo físico o psicológico, es en realidad un mensaje codificado que está comunicando algo muy íntimo de la persona; es un mensaje que permanece oculto por la intensidad de su contenido pero que al abrirse y ser visto, revela información valiosísima sobre la verdad de uno mismo en todos los planos del Ser. Por lo tanto, los signos que se vivencian y se observan como algo caótico en la mujer durante la fase pre-menstrual, son en realidad una invitación a leer algo más profundo de nosotras mismas, que nos ayuda a completar nuestro cuadro de autoconocimiento y también de auto sanación; pues cada signo que nos habla durante esos días no es parte de una enfermedad, es parte de un dolor que debemos reconocer y aliviar.

En lo específico, durante la fase- menstrual se revela para la mujer todo el contenido referente a su Cuerpo de Dolor Primordial (concepto desarrollado por Aquaria_Terapias). Este termino alude al registro energético de dolor emocional individual y ancestral,que esta almacenado en el cuerpo energético de una persona desde su infancia hasta la actualidad. Es un patrón de dolor que cuenta todo aquello que la mujer aún no ha asimilado ni sanado conscientemente de si misma, y de su herencia familiar. Se presenta naturalmente en esta fase del ciclo menstrual, cuando la mujer detecta que esta en extremo sensible, irritable, melancólica, molesta, temerosa, celosa, culposa, autocrítica, exigente, etc. El cuerpo de dolor primordial en esta fase suele expresarse notoriamente a nivel emocional, sin embargo, también puede hablar a través del cuerpo en el conjunto de dolores y molestias que cada mujer puede identificar personalmente. Asimismo, en el plano mental nos conecta con un estado de notoria confusión, desconcentración o sensación de irrealidad en lo que respecta a la vida cotidiana.

En el plano espiritual, que engloba la vivencia física, emocional y mental, la fase pre-menstrual conecta a la mujer con el lado oscuro de si misma. Este proceso representa la cualidad de la energía femenina para entrar en los abismos profundos de su inconsciente y contactar con todo el material reprimido que palpita en su propio cuerpo de dolor primordial. 

Posteriormente es capaz de salir con esa información sanada y renovada para utilizarla como un impulso de elevación de su consciencia en la fase de luz. No podemos despertar y elevarnos a las alturas sublimes de nuestra verdad como almas individuales, si antes no hemos descendido al pozo oscuro de nuestros miedos, a nuestras heridas y a nuestro dolor fundamental. Esa es la materia prima, la resina que utilizamos para encender nuestra luz interior; debemos recodar que todas las mujeres tenemos el don de entrar a la oscuridad y salir de ella sin perder nuestro eje central en ese viaje.

Por esta razón, invito a todas las mujeres a detenerse y mirar con más atención lo que ocurre durante su fase pre- menstrual, pero mirarlo con ojos de curiosidad e interés por comprender de que modo les esta hablando su cuerpo de dolor. Te invito a validar ese dolor, esa tristeza, la rabia, el pesimismo y mal humor; a ver en ellos la oportunidad más concreta y real de reconciliarte contigo misma y retomar el genuino amor propio. 

*Conceptos descritos y publicados por Estudio Terapéutico @Aquaria_Terapias(www.aquaria.cl)


Tags: ,

comentar

Nombre (Requerido)
Email (no serĂ¡ publicado, requerido)