¿Existe la sincronización menstrual entre mujeres?

26-02-2018

¿Les ha pasado alguna vez que, cuando comparten muchas horas con una amiga, sus ciclos  menstruales parecen sincronizarse? A nosotras sí que nos ha pasado, por eso teníamos curiosidad por descubrir si es real o solo una casualidad.

Comúnmente se cree que las mujeres que viven juntas terminan atravesando sus períodos menstruales al mismo tiempo. ¿Se trata de una cuestión de azar o de verdadera sincronización?

La teoría detrás de la sincronización es que las feromonas de las mujeres interactúan cuando están cerca y causan que la regla les venga al mismo tiempo.

El primer planteamiento de la existencia de la sincronización menstrual en el ámbito científico ocurrió hace apenas 40 años. Fue una psicóloga llamada Martha McClintock, quién lo estudió de forma clínica y aportó sus resultados iniciales en la revista Nature en 1971. Por esta razón, a la sincronización menstrual también se le conoce como el Efecto McClintock. Aunque también se le ha dado otros nombres, como la “Regulación Social de la Ovulación”.

Esta sincronización de los periodos menstruales se cree que podría ocurrir en lugares donde las mujeres conviven durante largos periodos de tiempo, ya sea entre hermanas, madre e hija en el hogar familiar o en conventos, burdeles, residencias de estudiantes e incluso en algunos puestos de trabajo.

McClintock se dio cuenta por primera vez de este hecho al observar a siete socorristas (obviamente, todas ellas mujeres) que comenzaron el verano con periodos totalmente diferentes y que, al cabo de tres meses, menstruaban prácticamente en los mismos días.

Pero esta observación no era suficiente y McClintock decidió estudiar el fenómeno a mayor escala y detalle, realizando una investigación en una residencia universitaria con 135 mujeres. El resultado que obtuvo pareció confirmar lo que anteriormente había sospechado con las socorristas. Los ciclos comenzaban a sincronizarse durante los cuatro primeros meses y, al cabo de siete meses, la sincronización ya era completa. Aún así, no crean que las 135 mujeres se sincronizaban al unísono, no. Sólo ocurría entre compañeras de habitación y amigas íntimas.

¿Por qué pasaría esto? La explicación más aceptada era que se trataba de una estrategia desarrollada por las mujeres para cooperar entre ellas y dejar de ser una especie de "harem"para un solo hombre dominante. Si las mujeres tuvieran ciclos sincronizados, todas serían fértiles al mismo tiempo, así que un solo hombre sería incapaz de reproducirse con todas.

"El hombre no podría manipularlas a todas, así que por eso se cree que se trata de una forma de cooperación entre ellas", dice Alexandra Alvergne, profesora de Antropología Biocultural de la Universidad de Oxford, en Reino Unido.

Cuando se publicó la investigación de McClintock en 1971, el feminismo estaba surgiendo como un movimiento importante. Alvergne piensa que esta fue una de las razones por las que la idea se volvió tan popular. "Creo que a veces detrás de las hipótesis se esconden 'valores sociales'. Desde un punto de vista feminista, la posibilidad de que las mujeres cooperen para enfrentar la dominación masculina es atractiva”

Ante los estudios mencionados anteriormente, muchos investigadores han tratado de replicar los resultados y así conocer con mayor profundidad el fenómeno. Algunos de ellos, realizados en humanos y otros en primates, arrojaron resultados similares, pero también hubo búsquedas que no encontraron evidencia de la sincronización. 

 

¿Útero líder?

"Si paso un tiempo con una mujer que está menstruando, empezaré a menstruar yo también", dice Inez, de 26 años. "Mi vientre es como el jugador de un equipo. Simplemente quiere ser parte del grupo de chicas".

Inez cree además que algunas mujeres tienen úteros que prefieren ejercer un papel de liderazgo.

"Tengo un útero clásico beta. Mi amiga Suzanne tiene un vientre alfa. Ella influye en cualquiera en un radio de 15 kilómetros. Si llega menstruando a algún lugar, todo el mundo empieza a buscar tampones", cuenta.

Pero el problema viene cuando la teoría parece venirse abajo. Inez dice que nunca se ha sincronizado con su compañera de apartamento: "la conozco desde los 12 años y creo que se resiente un poco porque no me sincronizo con ella".

 

¿Casualidad?

La antropóloga Alvergne no se sorprende de que las mujeres observen cierta coincidencia en su ciclo menstrual con sus amigas.

"La pregunta es: ¿ocurre por casualidad o no? Si se debe al azar, uno esperaría que pase al menos la mitad del tiempo", señala.

Recientemente algunos académicos decidieron investigar si la sincronización de los períodos podía atribuirse a la casualidad. Estos compararon datos recogidos durante seis años de los ciclos menstruales de las hembras de nuestros primos cercanos, los monos babuinos.

"Propusieron dos modelos", dice Alvergne. "Uno era el modelo con la hipótesis emocionante", también conocida como la "estrategia evolucionada", por la que las mujeres se sincronizan como un mecanismo de defensa contra los machos dominantes. "Y el otro modelo era la propuesta aburrida, en el que los patrones eran atribuidos al azar", detalla la especialista.

Los investigadores contrastaron qué tanto se adecuaba cada modelo a los datos reunidos. Decidieron que la segunda propuesta era la mejor de lejos.

En el futuro se podrían realizar más averiguaciones que arrojen evidencia de que los periodos de las mujeres se sincronizan. Pero por ahora los estudiosos se muestran escépticos y no nos queda más que seguir confiando en nuestras propias experiencias.


Tags: sincronización menstrual , menstruación , amigas , período menstrual , estudios clínicos , feminismo , ciclo menstrual ,

comentar

Nombre (Requerido)
Email (no será publicado, requerido)